Considerando: que la colonización española de America significa, en la mayoría de casos una simbiosis de culturas Iberas y Americanas en un proceso de transculturización que compromete incluso a la espiritualidad religiosa. Pero que, en el aspecto taurino se torna en asimilación voluntaria a causa de la convergencia de ambas civilizaciones en el valor cultural del amor por el riesgo característico del arquetipo de un ser humano que sublima la hazaña de vencer sus miedos y superar sus pasiones en un ritual tal cual se manifiesta en el culto del toro bravo.

Conclusión: Reconocer la fiesta brava de los toros como una manifestación cultural arraigada a la vivencia de muchos países andinos que le han convertido en actividad infaltable en toda festividad importante. Esta conclusión obliga a su preservación manteniendo y conservación que debe promoverse y desarrollarse por ser parte integrada de la identidad peruanista.

Recomendaciones: La realización de estudios e investigación sobre la identificación socio cultural de las comunidades peruanas con la fiesta brava (corridas de toros) a manera de que oficialmente se la considere patrón cultural y sirva de sustento en los enfrentamientos con los desinformados detractores.
La promoción de crianza de reses bravas como fuente de la materia prima (el toro) de los espectáculos taurinos con miras a mejorar calidad y costos en el montaje de corridas, dado que en la mayoría de casos se recurre a la importación de ganado bravo o servirse de animales inadecuados para la lidia o toros sobrevalorados por la ganaderías locales.
La designación de un equipo de trabajo estrictamente seleccionado con personas que tengan obras publicadas o por publicar que denoten amplio conocimiento sobre el tema cultural y los toros. Esta comisión ser la encargada de fundamentar al toreo como un hecho cultural inaniliable de nuestra sociedad.
La búsqueda de un compromiso formal con las diversas ganaderías del país para realizar un seminario de estudio de la problemático del toro bravo con el fin de crear una línea de casta brava nacional sustente, cultiva y cuantitativamente la existencia en definitiva de la ganadería de reses bravas en el Peru.
La realización de estudios de mercados con estadísticas de las plazas de toros existentes y números de espectáculos que se realizan en las plazas peruanas de esta manera establecer niveles del espectáculo taurino en el Peru, categorizando toros, toreros, plazas, tanto para corridas costumbristas andinas como para la tradición Andaluza Ibérica.

Lima Agosto 23 de 1996
Grupo de trabajo: Andes Sihuay Alfaro, Sergio Chang y Rosa M Silva

Anuncios